Testimonios de Clientes


El testimonio de la Señora Isabel Ruiz-Morales Fadrique Madrid


Hola, buenas tardes

  Me ha impresionado mucho el video de la eliminación del polvo de nuestra alfombra.

Por cierto que ha quedado muy muy bien..todo el mundo lo dice-Estoy muy contenta

Hasta otra ocasión


Buenas tardes

    Claro que puede publicar como testimonio en su web mi satisfacción por su trabajo-

    Muy agradecida y hasta la próxima ocasión.

Isabel Ruiz-Morales Fadrique



El testimonio de la Señora Angeles Fernandez

He recibido este email con mucho gusto, gracias.

Reconocimiento del trabajo bien hecho

Estimado Jamshid,

Acabo de colocar las alfombras que me has restaurado y han quedado preciosas.

Da gusto contactar con verdaderos profesionales y poder conversar con personas tan amenas e interesantes.

Aconsejo totalmente que, elementos tan importantes de la casa como pueden ser unas alfombras, no se dejen en manos de cualquiera para su limpieza. Hay que recurrir a expertos como es el caso de Jamshid.

La relación calidad-precio es estupenda.

Un placer conocerte.

Un abrazo.

Angeles Fernandez.

Puedes publicarlo en Testimonios de tu página.


El testimonio del Prof. Dr. Luis Alvarez Galovich.

Publico aquí con su permiso y con mi agradecimiento por sus palabras amables y sobre todo por haber dedicado su tiempo precioso a escribir este testimonio.Gracias.

Estimado Jamshid. 

Escribo esta nota de agradecimiento por el trabajo de limpieza que has realizado en mis dos alfombras. Estaban muy deterioradas por las señales de dos mascotas y la mala limpieza que se realizó previamente y han quedado como nuevas. Estoy realmente impresionado y agradecido. 

Ha sido un placer conocerte. Y si deseas utilizar este email en el área de Testimonios de tu Web, por mi parte no hay inconveniente.

Un fuerte abrazo,

Luis Alvarez Galovich

----------------------

Querido Jamshid,

He quedado encantado con vuestro trabajo de restauración y limpieza de los dos kilims que te encargué.

El más bonito estaba muy deteriorado, con agujeros y rotos por toda su
superficie de casi 15 m2. Lo habéis reparado perfectamente, sin dejar
huella ni marcas, y reavivando los colores de forma natural, hasta un punto de brillantez que yo ya no recordaba. Todo ello cumpliendo plazos
escrupulosamente, con un trato exquisito y unas conversaciones deliciosas e ilustrativas, demostrando un conocimiento de la materia extraordinario, un grado de cultura general muy interesante y ofreciendo el servicio a un precio muy razonable. Qué más se puede pedir ?

Ha sido un placer conocerte. Ya sabes que puedes contar con nosotros como tus clientes para siempre. Y si desearas utilizar este email en el área de Testimonios de tu Web, por mi parte no hay inconveniente.

Un fuerte abrazo,

Rafael Rubio


Estimado Jamshid: Ya está la alfombra colocada en su sitio y ganas dan de colgarla de como ha quedado. Los colores y el brillo recuperados totalmente y da pena pisar sobre ella, pero las alfombras nacieron para ser pisadas y si se estropean ya se que Ud. las recuperará totalmente y las dejará como nuevas.

      

       Si quiere usar este correo, puede hacerlo con total libertad.


       Solo decir al que pueda leerlo, que el estado de la alfombra que me ha limpiado, lo causaron en una limpieza mal hecha. Por eso, le aseguro que mis alfombras, solo dejaré que las limpien profesionales como Ud.


       Hasta pronto y muy agradecido, Emilio Tornos


Gent.mo Sig. Rowshan,

I miei ringraziamenti per lo splendido lavoro di pulitura e restauro dei tre tappeti che le ho affidato:  hanno riacquistato il loro splendore e sono rimasti soffici e soprattutto perfettamente puliti. E i prezzi, davvero onesti...

É stato un piacere conoscerla, é chiaro che é un intenditore... Grazie anche per i suoi consigli disinteressati, che ho davvero apprezzato.  

Oramai so a chi affidare i miei tappeti!

Un cordiale saluto,

S.B.

Milano


Buenas tardes:

recibí ayer mi alfombra y ya está instalada en su lugar.

Como Vd. me comentó ,la alfombra ha quedado con la lana mucho más esponjosa y suave, más blanda.Se ve limpia y mucho más bonita.La reparación ha quedado estupenda,solo si se sabe donde estaba la rotura se aprecia  un poco la restauración. Estamos muy satisfechos con el resultado. Díganos ,por favor, el número de cuenta en la que podemos hacer efectivo el importe por sus trabajos.

Seguramente dentro de poco le enviaré otras dos alfombras persas, más pequeñas , para su limpieza (están en buen estado).

Le envío un saludo

Pueden publicar  mi email como testimonio de su trabajo  en su sitio web con firma G.Alonso , espero que sirva para dar a conocer su estupendo trabajo.

Aprovecho para enviarle un saludo y mi agradecimiento.
Atentamente

G.Alonso


E-mail de "J.C." Septiembre 2013, (publicamos con su permiso y  con el nuestro agradecimiento):


"Estimado Sr.Jamshid,

Sirvan estas líneas para expresarle mi satisfacción por el resultado de la limpieza de la alfombra persa que retiró usted el pasado mes de agosto. Hemos limpiado la misma anteriormente en otros proveedores, pero debo manifestar que realmente el resultado obtenido gracias a su dedicación es mucho más satisfactorio.

Asimismo la atención en todo el proceso ha sido muy buena, facilitando videos del mismo en sus diferentes fases, realizando el trabajo de una manera rápida y profesional y colaborando en la retirada y colocación de la misma, cosa que personalmente agradezco dado el tamaño que tiene la alfombra.

Su experiencia y conocimiento del tema es patente y me lo ha podido demostrar en las diferentes conversaciones que hemos mantenido; agradezco los consejos facilitados  de manera desinteresada sobre cómo tratar otras alfombras que tenemos.

No tengo duda alguna de que realizará la limpieza a fondo de todas nuestras alfombras

 

Atentamente,

 

JC"


Madrid

----------

Testimonio de la Señora C. Aranda, Pozuelo de Alarcon, Madrid 


Empresa, muy profesional, seria, y con una relación calidad/precio muy aceptable..

Es dejar lo que amas en buenas manos.

C. Aranda  

Pozuelo 

----------

Testimonio del Señor Fernando Arroyo, Zimbabwe 


La historia de mi alfombra es un poco mágica, como la propia alfombra.


Se trata de un sumak afgano que compré en Nairobi, Kenia. Esta maravillosa alfombra estaba expuesta sobre una de las paredes de la tienda, y pasando un día por aquella avenida me quedé hipnotizado mirándola, de modo que decidí entrar a preguntar y acabé por comprarla.

Este sumak es de una variedad bastante especial, llamada Zegler, que fue diseñado especialmente para el mercado europeo a finales del siglo XIX por la firma anglo-suiza Zegler, basada en Manchester (Reino Unido). Los tonos de la alfombra son claros, y el diseño bastante sobrio. Los motivos florales están inspirados en esquemas antiquísimos inventados en Tabriz (Irán), que es uno de los centros mundiales de producción de alfombras persas.


La alfombra es de lana y está tejida a mano. Me costó bastante dinero, y desde el primer momento me di cuenta que había llegado a mis manos una obra de arte y también un pequeño trozo de historia.


Aunque soy español resido y trabajo desde hace varios años en Harare (Zimbabwe), y la alfombra pasó a ocupar un lugar central en mi casa en esta ciudad.

Harare es un lugar muy frío durante el invierno austral, con temperaturas que rondan los cero grados al amanecer. Mi alfombra aporta calidez al salón de mi casa, y es la admiración de cuantos visitantes llegan hasta allí. Además, tengo la costumbre de andar descalzo y sentarme sobre la alfombra para trabajar o leer sobre una mesa baja muy bonita que tengo allí.

Hace un año aproximadamente que un invitado derramó una copa de vino tinto sobre la alfombra durante una velada en mi casa. La mancha era impresionante, pero yo no me di cuenta hasta pasadas varias semanas ya que la posición de esta mancha bajo la mesa de la que hablaba la mantuvo oculta hasta que un día giré la alfombra, tal y como recomiendan muchos expertos para el cuidado de estas maravillas.

Las manchas de vino tinto son difíciles de quitar, y tras una búsqueda de posibles productos de limpieza y otras soluciones en internet quedé bastante desanimado. Pero seguí investigando y encontré la página del señor Jamshid Rowshan en Madrid, y en ese momento empezó a brillar la luz al final del túnel.

Me puse en contacto con él ya que iba a ir de vacaciones al cabo de unas semanas a Madrid, explicándole mi problema y preguntándole sobre la posibilidad de limpiar aquella mancha, y si tendría éxito. El señor Rowshan me contestó inmediatamente, haciéndome algunas preguntas preliminares sobre la mancha y solicitando fotografías de mi alfombra, que procedí a enviarle al día siguiente. Así se estableció una correspondencia muy interesante a través de la cual recibí una verdadera lección de historia de las alfombras persas, y en particular sobre la mía. Concertamos una cita en su negocio de Madrid, y le llevé mi alfombra en cuanto llegué de vacaciones.

Para ser sincero, no estaba totalmente seguro que fuese posible eliminar una mancha tan profunda y ya tan seca. De todos modos dejé allí la alfombra, porque los milagros ocurren cada día.

Y el milagro ocurrió. En muy poco tiempo recibí una llamada telefónica del señor Rowshan indicándome que la alfombra ya estaba lista.

Cuando llegué y vi de nuevo mi sumak afgano tuve que frotarme los ojos para convencerme de que era el mismo... Era, desde luego, el mismo, pero no podía verse dónde había estado la mancha y estaba perfectamente limpio (no estaba muy limpio, en general, cuando lo compré).

El precio del lavado fue muy moderado y el tiempo de espera breve. No tengo más que buenas palabras para la calidad del servicio recibido.

El señor Rowshan es un erudito de las alfombras orientales, y pude comprobar que para él cada alfombra es un caso distinto y especial, y el cliente recibe una atención muy personalizada de la que yo quedé muy satisfecho.


Tengo otra alfombra (un kilim afgano tejido por una tribu nómada) que también necesita de limpieza, y se lo llevaré también al señor Rowshan. Creo que ya no le confiaría el cuidado de una de estas maravillas a nadie más, porque una alfombra persa no es una cosa cualquiera sino algo sobre lo que se debe pensar y a lo que se deben prodigar cuidados tan especiales como a cualquier otra obra de arte.


Fernando Arroyo

Harare (Zimbabwe)